Querida Vida

NOMBRE DEL ARCHIVO
Querida Vida.pdf
TAMAÑO DEL ARCHIVO
3,55 MB
ISBN
9788493944636

Somos nuestros recuerdos, y sin ellos no existimos. En estas memorias he reunido, bajo forma de “brevedades”, algunas anécdotas e historias personales, provenientes del largo día de mi vida. Sus características principales son la incursión en otras vidas que se han cruzado con la mía (fugazmente o no) y la consentida arbitrariedad cronológica de los hechos, expuestos tal cual se los evoca, aunque tal vez no todos hayan ocurrido exactamente de ese modo. Su heterogeneidad es el resultado, por un lado, de las veleidades de la memoria y, por el otro, de la casualidad, dos circunstancias frecuentes en la existencia humana. Su posible interés radica en la curiosidad que despierten algunos testimonios y reflexiones a menudo confesionales, de la azarosa existencia de un escritor poco divulgado entre el público masivo y que, ocasionalmente, han sido mencionados en sus novelas o poemas anteriores. Este libro puede ser abierto al azar como un mazo de naipes, sin menoscabo alguno de su comprensión ya que en general, entre una y otra brevedad, no existe una ilación anecdótica de imprescindible continuidad. Asimismo, un mismo personaje suele ser mencionado dos o más veces desde distintas perspectivas.

Encuentroelemadrid.es Querida Vida Image
DESCARGAR LEER EN LINEA
Cuida los árboles y descarga el libro de Querida Vida en formato electrónico. En encuentroelemadrid.es encontrará el libro de Querida Vida en formato PDF, así como otros buenos libros. ¡Lee Querida Vida en tu teléfono, tableta o navegador!

Gerónimo Rauch - Te Quiero, Te Quiero - YouTube

No carga el video? Vuelve a intentarlo aquí Relacionados. 2005

Mi vida querida - Alice Munro - solodelibros

El dolor interior es un naufragio donde el capitán abandona el barco al primer indicio de catástrofe y se aferra a tu alma como su única salida, un diccionario donde los vocablos se han diluido como pecios fantasmasles y no hallas, por mucho que lo intentes, el término felicidad. Y como en ese apartado caserón donde los reyes del mambo destronados sueñan un imperio que no fue, uno se ...