El Septimo Galeote

NOMBRE DEL ARCHIVO
El Septimo Galeote.pdf
TAMAÑO DEL ARCHIVO
3,29 MB
ISBN
9788484332589

Diego Arce de Tresjuncos, galeote liberado de sus cadenas por el propio don Alonso Quijano, ha de emplearse en la resolución de tres enigmas: el asesinato del maestre de una orden militar en pleno alarde de San Miguel, el hurto de unas piedras preciosas traídas de Camboya por un fraile erasmista y a ver por qué, chorra, a su amada Marta Beatriz de Mendoza le ha dado por rasurarse el vello púbico.Durante sus pesquisas se encuentra con reparaciones de culpas añejas y con las consecuencias del reverdecimiento de oscuras pasiones, las que se decantan durante años en las sentinas del corazón.El séptimo galeote es una novela de intriga y aventuras; en sus páginas se conjugan la acción, el exotismo, la ironía, la erudición, salpimentados con una generosa dósis de morbo y cocido a fuego rápido en un estilo literario alejandrino, pero que no desprecia ninguna de las técnicas narrativas descubiertas y experimentadas desde que desapareció la gloriosa dinastía de los Tolomeos hasta nuestro días.

Encuentroelemadrid.es El Septimo Galeote Image
DESCARGAR LEER EN LINEA
El libro El Septimo Galeote en formato PDF. El libro El Septimo Galeote en formato MOBI. El libro El Septimo Galeote en formato ePUB. El libro fue escrito en 2004 por el autor Miguel Angel De La Torre Mora. Disfruta leyendo con el sitio web encuentroelemadrid.es.

El Séptimo Galeote - De La Torre Mora Miguel Ángel ...

Muchísimas gracias por un artículo tan completo. La verdad es que es horrible todo lo que los pobres galeotes tuvieron que sufrir. Era una pena completamente deshumanizadora, estoy convencida de que los pobres galetoes al llegar al barco se sentían como si hubiesen llegado al infierno.

Las galeras, el infierno de los galeotes

Muchísimas gracias por un artículo tan completo. La verdad es que es horrible todo lo que los pobres galeotes tuvieron que sufrir. Era una pena completamente deshumanizadora, estoy convencida de que los pobres galetoes al llegar al barco se sentían como si hubiesen llegado al infierno.