Deleuze Hermético

NOMBRE DEL ARCHIVO
Deleuze Hermético.pdf
TAMAÑO DEL ARCHIVO
2,11 MB
ISBN
9789871501809

Lo que para Deleuze está en juego en el pensamiento –y lo que está en juego en este libro– es, a fin de cuentas, un problema político. Señalar los contornos de una renovada espiritualidad del pensamiento y de una nueva visión de la mutua intercalación de las fuerzas materiales y espirituales, forma parte de un intento por cumplir con la misión de la filosofía en el capitalismo tardío, una misión que el mismo Deleuze caracterizara como la renovación de una "creencia en el mundo". Mi particular modo de extender esta misión, al empujar a Deleuze más profundamente en la dirección de su propio hermetismo, está motivado por la convicción de que para desafiar la magia ubicua de esa confluencia de poder y deseo que Isabelle Stengers describió alguna vez como la gran "brujería capitalista", es necesario un intento extremadamente sobrio por liberar los aspectos de la realidad social y natural confinados hasta ahora, por un lado, en las prescripciones aforísticas de rudimentarios gurúes espirituales, y, por el otro, en las artes oscuras del complejo industrial del entretenimiento.

Encuentroelemadrid.es Deleuze Hermético Image
DESCARGAR LEER EN LINEA
El libro Deleuze Hermético en formato PDF. El libro Deleuze Hermético en formato MOBI. El libro Deleuze Hermético en formato ePUB. El libro fue escrito en 2004 por el autor Joshua Ramey. Disfruta leyendo con el sitio web encuentroelemadrid.es.

Miguel Angel Martínez Quintanar - Dialnet

E n el año 1946, en plena posguerra, gracias a la gestión de una pequeña editorial llamada Griffon D´Or, irrumpía en escena la reedición de la traducción al francés del libro Mathesis: Estudios sobre la anarquía y la jerarquía del conocimiento, con especial referencia a la medicina, del esoterista Johann Malfatti de Montereggio, médico de Beethoven y de la familia Bonaparte.

DELEUZE BRUJO: Deleuze hermético

Pero quizá no genere sorpresa que, de existir un filósofo afín a la brujería, este haya sido el francés Gilles Deleuze; afinidad de la que poco o nada se ha dicho, de no ser como simple excusa para tallar alguna bella aunque inoperante metáfora.